Los pilotos del club de Moa han expresado su voto contra el bloqueo norteamericano impuesto a Cuba.

Los pilotos del club de pilotos de Moa han expresado su  voto contra el bloqueo norteamericano impuesto a Cuba. Para facilitar  el envío del email a la Casa Blanca  ha publicado un QR Code con el mensaje “Yo voto contra el bloqueo  a Cuba” el cual ha sido colocado en la zona WiFi del parque Auroras de la cabecera municipal.

Cartel publicado en la zona WiFi de Moa: Codigo QR para envio de correo a la Casa Blanca

Cartel publicado en la zona WiFi de Moa

El piloto, Carlos Luis Ávila Aguilera, establece nuevo record de distancia de vuelo en parapente en Cuba.

Nuestro XC

Carlos impuso record de distancia de más de 70 km en Cuba

El joven piloto holguinero, Carlos Luis Ávila Aguilera, ha establecido un nuevo record cubano de distancia de vuelo en parapente, superior a los 70 km, habiendo despegado en el cerro Galano y aterrizando, 3.5 horas después, en la finca El Coco, de la vecindad de Vázquez en la provincia de Las Tunas [al Sur de Puerto Padre].

La hazaña deportiva acaeció en la mañana del sábado 24 del corriente mes de septiembre durante una jornada amistosa organizada por el club de vuelo, Espíritu Libre, de la provincia Holguín, en las cercanías del poblado de Punto Fijo, con la participación de pilotos de Moa, Sagua y los anfitriones, de la capital provincial.

Tengo alguna experiencia en el vuelo en térmica de llanuras y hoy las condiciones se presentaron favorables” explicó con modestia Carlos  en conversación sostenida en su pueblo natal, San Germán, con la simiente de nuevos pilotos, afirmando que realizó el vuelo en un ala de competición  UP Trango XC3, 2015 . El aterrizaje lo efectuó en sitio seguro a 1km de la carretera,  en tierras del campesino Gonzalo Ávila, quien amablemente le trasladó en su volanta hasta la terminal del poblado.

En el momento del presente reporte,  aunque no ha sido descargado el Track, registro de la traza del vuelo,  y no se conoce la distancia precisa, no caben dudas de que fueron superados los 70 km en línea recta despegue-aterrizaje. Próximamente el vuelo será publicado oficialmente por el piloto.

Los registros anteriores de distancia, en Cuba, rondaban los 50 km. El presente vuelo, modesto en comparación con los logrados en otros sitios del mundo, es motivo de júbilo porque muestra un avance y el potencial de nuestros pilotos y sitios de vuelo inexplorados que prometen el desarrollo del deporte en la isla. Este espíritu es ratificado por la intención de varios pilotos quienes se alistan para romper el record a menos de una semana de establecido realizando un vuelo desde el centro de Cuba hacia la capital, aprovechando la ruta abierta de unos 200 km que se tendrá para los ensayos que los paramotoristas realizarán previo al proyectado vuelo Cayo Hueso [Florida] – La Habana.

Se finalizó la charla rememorando la segmentada tradición de vuelo libre en su poblado natal iniciada con el breve vuelo que hiciera un vecino, en 1982, en un rudimentario artefacto, repetido en el 2015 por un piloto parapentista local y coronado ahora con un vuelo  record que anhela renovar pero sobre esta llanura sangermanense para lo que ofreció su ayuda a la semilla, gesto inmediatamente aplaudido por su padre quien asegura será parte del equipo de intrépidos.

Felicidades pilotos!

Parapente Moa (ParapenteMoa) – 2URPI

Origen: Parapente Moa (ParapenteMoa) – 2URPI

Buena esa por Cuba, En hora buena!.

Espero que todos los de Moa sigan apoyándose en los pilotos de más experiencia y logren algún día (muy pronto) tener pilotos a la altura de nuestros mejores! Su vuelo fue “corto” pero de seguro le representa mucho, tanto para él como para sus seguidores, espero sigan hacia delante y muy pronto poder ver algún representante de ese Club entre los mejores.

Les deseo a todos eso y mucho mas en este mundillo.

Salud y Mucha Buena Suerte.

FCVL: Prendes

Los pilotos de parapente del club de Moa celebran el inicio del verano con vuelos de debut.

Yoel Cuba voló,  el pasado 25, desde Corralillo a Guisa.  Aunque es una distancia algo menor que los 4 km que él mismo alcanzó en Moa (Avícola-Yaguaneque),  es un vuelo más exigente por el trecho de monte y lomas que es necesario sobrevolar.  Este vuelo, aun siendo frecuentemente realizado por los pilotos guiseños, ha sido una aspiración para los pilotos quienes dieron sus primeros pasos allí y  es un buen indicador  del avance en el nivel de pilotaje que van  logrando estos pilotos novatos en frecuentes ejercicios y esforzados vuelos en la desfavorecida zona moense. Yoel, pilotando la ITV Merak sobre los 800m de altura enrumbó un tanto al Sur, por la cautela propia del piloto que se lanza a volar hacia sitio inexplorado, una vez dejado atrás suficiente monte, enrumbó hacia el mirador  y sobrevoló  con buena altura  el caserío aledaño al estadio donde finalmente aterrizó con  viento calmo.

Mientras, los jóvenes aspirantes a piloto [Carli, Yoan y Arianna] iniciaron ejercicios básicos de control frente a la universidad y Járrison estrenó, con dos tira y cae, la laderita de 15 m de La Vigía, sitio apto solo para ejercicio y condiciones raras de viento.

Semanas atrás se visitó Sagua para volar allá: Sin el favor de Eolo.

La gestión de la aprobación de la Zona de Vuelo Miraflores, vuelos en  Sagua, Guisa y Santiago, y el ejercicio permanente de controles frente a la universidad y Cayo Chiquito con los jóvenes aspirantes, caracteriza la rutina de su actividad en este verano

Tras el sueño de Da Vinci: Volar sobre rojizas tierras (III y final)

Mayo 26, 2016, Escrito por Alexis Rojas Aguilera

En 1995 un grupo de paracaidistas residentes en Moa, entre ellos José Ramón Guerrero, Yoel Cuba, trabajador de la Planta de Agua de la niquelera Ernesto Che Guevara y Juan Ramón Ochoa, de la Mina de la Comandante Pedro Sotto Alba, organizaron un club de paracaidismo.
Uno de los primeros del país en aquella etapa, recuerda José Ramón, en la cual contó con una importante ayuda del Club de Holguín, pero con el paso del tiempo y después de varias jornadas de salto, concordaron en su disolución por incosteable financieramente, aunque lograron preparar a unas 20 personas.
Entre ellos, por fortuna, algunos que contactaron con los Parapentistas que ya, para entonces, volaban en San Antonio del Sur, Guantánamo y tiempo después los visitan para recibir un curso de adiestramiento. A Moa vinun libro y una revista aún conservados.
Pareció ser el fin, pero recibimos alguna literatura internacional -especialmente en el 2000- que sirvió, en tanto estar actualizados técnicamente, como para mantener encendida una pequeña llamita de optimismo.
En el año 2004 surgió el Club de Parapente de Sagua de Tánamo, con cuyos integrantes pronto tuvieron contacto, los moenses les facilitaron los libros y revistas atesoradas para su preparación,   altímetros y otros menudeos. Con un ala prestada por los sagüeros, se produjo el primer despegue en parapente en  la ciudad de Moa con un modesto vuelo de tres a cinco metros de altura.
Para entonces ya existía el Club de la ciudad de Holguín, quienes puestos de acuerdo solidariamente con el Club de Sagua de Tánamo, realizaron el primer vuelo con Parapente en el municipio moense, desde el Cerro de Miraflores. Se hicieron, además, algunas prácticas en tierra.
Sobrevino otra larga etapa de espera, hasta agosto de 2013, cuando junto a David Tamayo, José Ramón asistió a la Copa Policarpo Pileta in Memoriam celebrada en Sagua de Tánamo, donde los moenses lograron realizar sus primeros vuelos como pasajeros en parapentes biplaza, justo el día 17 de agosto.
A partir de ahí, los hilos de comunicación con pilotos y clubes de otras partes del país, se regularizan. El presidente del Club de Santiago recomendó que asistieran, como espectadores, al Campeonato Nacional y Yoel Cuba se sumó con entusiasmo a las tentativas por alcanzar el cielo.
Particular reconocimiento para el Club de Guisa, en Granma, primero que ayudó con velas para el inicio de los ejercicios prácticos en Moa, desarrollados en la llamada lomita de Nilo Galano,  en Cayo Chiquito, fase que culminó el 24 de octubre de 2014, con los exámenes teóricos y vuelos de altura necesarios.
Hacia marzo de 2015, Yoel y José Ramón realizaron frecuentes vuelos de menor complejidad, principalmente en Centeno y Yaguaneque, etapa culminada con un despegue desde el cerro Miraflores Norte.
Días aquellos en que se integró Jarrison Urgellés, un baracoeso de calibre que ya en 2016 es piloto y lo consideramos plenamente el primer alumno, mientras David Tamayo, quien cursa estudios en la Universidad de Oriente, comparte la membresía con Club de Santiago.
En abril iniciaron la creación de un club en San Germán (Urbano Noris), donde hicieron un recorrido aéreo demostrativo y para mayo volaron en Farallones de Moa. En Junio, Jarrison desafía el cerro de Miraflores Norte.
En agosto, Jarrison, Yoel y José Ramón toman altura en un evento amistoso convocado por el municipio de Guisa. Impulsan la formación de los aspirantes a pilotos de San Germán, y reciben algún material de apoyo importante. Sandy Zalazar (campeón cubano) visita Moa en noviembre, junto con otros experimentados pilotos.
En abril de este año 2016, asistieron al Campeonato Nacional. Ya cuentan por fin, con un inventario de variada calidad tales com siete velas: tres aptas para el vuelo, tres de baja, para prácticas y una para practicar niños. Además, cinco sillas, dos paracaídas, dos anemómetros, dos altivarios, un radio y otros medios.
Tienen alumnos en Moa y en San Germán. Sueñan con introducir el deporte del Parapente en la meseta de los Pinares de Mayarí. Dos mujeres se suman, Ariatnis  la hija de José Ramón y Lida Vázquez ambas estudiantes universitarias quienes no pierden la  oportunidad de mirar a Moa desde las alturas.
“Esta historia es un proyecto segmentado a lo largo de más de 25 años por los avatares de la vida. Una carrera de relevo, sin muchos corredores, esperando el batón. Pero ya es un hecho. Moa cuenta con su Club de Parapentes”.
En buena medida, es obra de José Ramón Guerrero Proenza. Y nada lo llena de más alegría que volar sobre las rojizas lateritas, algo que considera un personal homenaje al Gran Florentino, Leonardo Da Vinci, el primero que imaginó un aparato en forma de murciélago para que el hombre imitara al legendario Ícaro.
Y se despidió con una frase de Leonardo, quién nunca experimentó físicamente su sueño: “Una vez hayas probado el vuelo siempre caminarás por la Tierra con la vista mirando al Cielo, porque ya has estado allí y allí siempre desearás volver”. Tras su sueño andamos.

Tomado de:

http://www.radioangulo.cu/especiales/10729-tras-el-sueno-de-da-vinci-volar-sobre-rojizas-tierras-iii-y-final

Ver serie original en:

Tras el sueño de Da Vinci: Deporte de altura verdadera (II)
Tras el sueño de Da Vinci: Hombres que vuelan solos (I)

Pilotos de Vuelo Libre de Moa celebraron Día del Medioambiente

Publicado en:

Emisora Holguinera

Logo Radio Angulo, Emisora de la Provincia Holguín.

El piloto a vela Yoel Cuba Aguilera calzó zapatillas de atletismo con las que batió los 16 kilómetros de terraplén de montaña que separan a la ciudad de Moa de la comunidad de Farallones, con crono de una hora, 16 minutos y 47 segundos, para proclamarse campeón en la categoría 41-50 años de edad de MaraHumboldt-2016.

Fue el mayor tributo del más joven Club de Parapentismo del país, al Día Mundial del Medio Ambiente, el cinco de junio último, pues el resto del programa dominical no pudo cumplirse por la quietud del viento que impidió el despegue de los restantes seguidores de Ícaro locales.

No obstante, en la jornada se realizaron varios vuelos cortos con los que completaron las cinco horas de vuelo planificadas para la semana con motivo de la efeméride ambientalista. Junto a los moenses tomaron altura varios pilotos del vecino Club de Sagua de Tánamo.

Es la segunda ocasión en que los integrantes del Club de Vuelo a Vela de Moa intervienen en ese evento deportivo de resistencia. En la edición de 2015 lograron despegar cinco veces, justo cuando apenas debutaban.

http://www.radioangulo.cu/holguin/10908-pilotos-de-vuelo-libre-de-moa-celebraron-dia-del-medioambiente

Tras el sueño de Da Vinci: Deporte de altura verdadera (II)

Mayo 25, 2016, Escrito por Alexis Rojas Aguilera

http://www.radioangulo.cu/especiales/10697-tras-el-sueno-de-da-vinci-deporte-de-altura-verdadera-ii

El parapente nace como deporte, recuerda José Ramón, entre los años 1986-1987 como derivación del paracaidismo. Hay una copiosa literatura sobre el asunto, pero todos concuerdan en general en que un grupo de paracaidistas franceses fueron pioneros de su práctica en los Alpes, Alta Saboya. Ellos le hicieron modificaciones a las campanas de sus paracaídas. A partir de este momento, el nuevo deporte inicia un crecimiento geométrico en sus practicantes, y año tras año se perfeccionan los equipos hasta llegar a la actualidad, con velas de enorme fineza o planeo y un récord mundial impresionante de 535 kilómetros de vuelo continuo, casi como de Holguín a Matanzas sin escala.
Comenta que desde sus inicios, en los lugares en que no había montañas, en áreas llanas, a los parapentes se los elevaba también con tornos debobinadores instalados en vehículos.

Luego que (paracaidistas y montañistas) decidieran bajar de las cimas utilizando paracaídas (recordar que para un escalador, al conquistar una cumbre logró su objetivo y el descenso no tiene encantos), esto pasó a ser rutina, solamente que los paracaidistas aprovechaban las posibilidades de planeo que ofrecían sus artefactos para realizar prácticas y entrenamientos deportivos despegando desde elevaciones con ángulos de inclinación mayores a la tasa de caída.

De este modo, como decimos, mataban dos pájaros de un tiro: cumplían parte del entrenamiento de precisión y reducían gastos al prescindir en, gran medida, del alquiler de aviones.

Precursores de estas acciones fueron paracaidistas franceses, quienes desde las laderas inclinadas de Mieussy realizaron miles de descensos.

“Paralelamente los alpinistas (montañistas) descubrieron en estos paracaídas la posibilidad de descender de forma rápida y placentera desde algunas de las elevaciones que escalaban”.

¿Y el desarrollo de los parapentes?

“Al igual que en los Planeadores y las Alas Deltas, la progresión transitó por varias etapas, mediante continuas modificaciones tecnológicas para a partir de intentar primero mantenerse el mayor tiempo posible volando, buscar alcanzar mayores alturas y después lograr largas distancias, como aumentar la superficie del ala o disminuirla según el uso previsto, aligerar el peso, eliminar todo lo que estorbara al planeo y diseñar un perfil más aerodinámico.

“Entonces a esas alas inicialmente modificadas y que solamente interesaban para el planeo, les dijeron paracaídas para pendientes. Pero había nacido un nuevo tipo de aeronave.

“A partir de 1986 algunas firmas que producían paracaídas, windsurf y vestuario de montaña, comenzaron la producción en serie de parapentes, acogidas a las técnicas de vuelos dinámicos y térmicos utilizadas en las Alas Deltas”.

¿Y…?

“El éxito comercial fue tal, que proliferaron y expandieron nuevas firmas productoras. Surgieron muchas marcas. Algunas de las alas fabricadas eran muy peligrosas, por lo que crecieron los accidentes. Como respuesta surgieron entidades que homologaban los parapentes bajo estrictos criterios técnicos.

“Pronto el diseño de los parapentes evolucionó para aumentar los rendimientos, la eficacia de las alas y, sobre todo, la seguridad y de pronto, el público común descubría que podía acceder a una posibilidad relativamente segura y económica de pilotear una aeronave, de poder volar.

“La FAI lo reconoció como un nuevo tipo de nave aérea. Se organizaron las primeras competencias oficiales. Se establecía definitivamente una nueva modalidad de nave y otro deporte aéreo.

“Insisto en que el piloto y ocasionalmente el pasajero de parapente, siempre deberán estar equipados con los medios de seguridad obligatorios, entre ellos, cascos y paracaídas de emergencia e instrumentos, en los que destacan el variómetro o altivario, los GPS y equipos de radio”.

Hoy en día, reiteró, la práctica del Parapente está regulada y reglamentada, los fabricantes aplican cada vez nuevos descubrimientos que amplían las posibilidades de estas aeronaves a la vez que se eleva su seguridad. Los controles y certificaciones se hacen más rigurosos y con eso se evita la ocurrencia de muchos accidentes.

¿Cuándo se “nacionalizó” en la Isla el Parapentismo?:

“Es una historia no contada. El parapente lo introdujeron en Cuba los antiguos paracaidistas y aladeltistas de la extinta Sociedad de Educación Patriótico Militar (SEPMI), en la década de los 90 del siglo XX con la ayuda de numerosos amigos foráneos.

“Concretamente se dice, sucedió en el año 1992 en el Oriente de Cuba: Guantánamo (San Antonio del Sur) y en Bayamo con la ayuda de pilotos y escuelas de vuelo libre de España, como “De Madrid al Cielo”.

“A partir de ahí, en un esfuerzo de colaboración interna y de establecer contactos con escuelas foráneas de parapentismo, comenzó el desarrollo de la actividad, favorecida por padrinos internacionales que son miembros de honor de la Federación Cubana de Vuelo Libre por la permanente ayuda aportada a los pilotos cubanos”.

De hecho, añadió, casi la totalidad del material de vuelo existente en el país, es fruto de esa solidaridad.

Actualmente, indicó, se celebran eventos competitivos locales y un campeonato nacional anual. En él participan los Clubes de Vuelo Libre, grupos de pilotos civiles reunidos para la realización de actividades relacionadas. Incluye tanto a los practicantes de Ala Delta como de Parapente.

“Hoy en Cuba existen cerca de 200 pilotos agrupados en diferentes clubes de vuelo libre de casi todas las provincias. Ellos son: Ciego de Ávila (CieloCiego),Cienfuegos (Viajeros del Viento), Granma (Club Bayamo, Club Guisa y Club Minas), Guantánamo (CPDA Halcones del Abra), La Habana ( Laminares), Matanzas (Tiñosas Locas), Santiago de Cuba (Vuelos Santiago), Villa Clara (Escaleras al cielo), Isla de la Juventud, Pinar del Río, Camagüey, Las Tunas y Holguín ( Espíritu Libre de Sagua de Tánamo, Luces del Alba de la capital provincial y Moa)”.
“Caminante no hay camino, se hace camino al andar” A. Machado

Vea parte i en

Hombres que vuelan solos (I)

Pilotos de Moa realizan vuelo desde el Cerro de Miraflores Torre

El pasado domingo  29 de mayo  hicimos realidad la vieja aspiración de volar despegando desde el pie de las torres del cerro de Miraflores.
Llegamos a la cima, 450 m SNM, a las 9:00AM en el camión de un servicial amigo, una breve caminata en descenso por un trillo firme hasta la cota 440 y ya desenfundando el equipo por cuanto el viento marcaba la velocidad justa, suficiente para llenar las velas y poder controlar sin esfuerzo.
Corté solo un matojo de los más cercanos en el sitio donde nos tomamos fotos con Sandy, Eldio, Yohandy y Ripoll en noviembre de 2015. Jarrrison me ayudó a desplegar la vela Nova X-Act 98, donación guiseña, a unos 4m en mi frente por sobre los arbustos de hojas redondeadas de 1m de altura en pendiente de unos 35 grados. Tiros suaves de bandas A con una braza de cobro para el primer inflado que la anima, se levanta ligeramente y aleja a la distancia del radio máximo, con todas las cuerdas estiradas por sobre el pasto de arbustos, sin dejarla apagarse totalmente. Desenganchamos algunos remanentes. Sabía que la salida tenía que ser limpia porque al frente me espera un escalón de un metro y pendiente abrupta. Era conveniente si la presión del viento lo permitía, dar un par de pasos hacia arriba una vez la vela estuviera sobre mí. No era preciso esperar porque el viento estaba muy uniforme, observable en la vela sin apenas oscilar abierta en abanico seminflada con sus bocas 1m por sobre los arbustos.
Bandas A, control, giro, un paso adelante y vuelo. Seguí el plan acordado que era el de irnos en planeo directamente hasta el potrero más cercano, a 1.5 km, al Este (12 grados al Norte) sin distracciones hasta pasar las dos venas entre las cuales el viento acelera su velocidad y detrás de ellas rotores. Efectivamente, mi vela voló lento en ese trecho [no usé acelerador] alcanzando ligeros ascensos, imperceptibles, hasta salir al gran espacio por delante de las paredes de los dos primeros cortados, casi verticales, donde encontré ascensos cómodos, sin sacudidas. Un par de pases sobre el tramo del salto de agua y nuevamente vuelo hasta el aterrizaje encontrando algunas ascendencias en el trecho. Aterrizaje cómodo en el terreno de Sebastián, en la cota 80 a 300m de la carretera, con abundante espacio poblado de cornudas curiosas que no lograron mermar mi satisfacción.
El turno de Jarrison con su Fire Bird Apache 92, donación de Bayamo: unos pases adicionales alcanzando más altura que tumbó haciendo un par de giros 360 y aterrizaje en el potrero colindante, de Freddy para evitar explicaciones a las reses. [Vea Facebook]
Enseguida estábamos siendo agasajados por la familia de Sebastián y andando por la carretera ¡Antes de las 10:00 AM! con ideas de seguir hacia las lomas de la Avícola.
En el 2004, pilotos de Holguín y Osmanis de Sagua, habían despegado desde un tramo de la carretera enfrentada al Este, aproximadamente en la cota 300 volando 12 grados al Sur hasta El Jucaral a 200m al Norte del nuestro volando por el frente del “tercer” cortado hasta 1.5km.
El equipo local había venido estudiando el asunto y oído los criterios de Sandy en su visita realizada en Noviembre de 2015 en el que nos alertó de las características aerológicas del lugar y los riesgos para el despegue desde el punto más alto, frente a las torres, y el vuelo en general allí. No lo intentaríamos con el viejo equipo de vuelo anterior. Por eso nos decidimos despegar en uno de estos días del mes de mayo que presentan mañanas con calmas prolongadas o vientos muy suaves que no permiten el vuelo en La Avícola, ya con equipo de mejor volabilidad. El sábado 28 fue un día con las características deseadas y el pronóstico para el domingo fue el mismo. Lo agarramos.

Conclusión a priori: Es posible despegar desde el punto más alto y salir adelante sin lidiar con rotores en condiciones tranquilas de viento dadas en fechas y horarios para los que no sería posible despegar desde La Avícola. Se debe salir al frente y permanecer ladereando por delante de las paredes empinadas de más de 200m de desnivel donde serían tolerables vuelos con vientos mayores a medida que avanza el día. Está por ver el comportamiento de las ascendencias térmicas en un sitio con mucho verdor abajo (bosque en vaguadas) y valle algo distante [1.5 km al frente]. El año pasado, las condiciones climáticas se comportaron semejantes al actual por lo que cualquier evento a realizar en Moa, debería estar fijado para estos días. Parece contradictorio porque las estadísticas indican esta época como las de mayores velocidades promedio y noviembre las más bajas, pero, para el vuelo libre, se comporta a la inversa, porque las mayores ventanas de calma se producen por esta época.

Es el despegue desde la cota y desnivel mayor realizado en Moa [y el vuelo más cómodo] despegando desde el sitio aparentemente más incómodo [pasto de vegetación arbustiva de 1m de altura con cero metros para carrera] resultando en salida limpia [sin restos de vegetación pegados ni enganches y correcciones de última hora], remedo de lo que va a ser el despegue desde el pico El Toldo.

Pilotos del club de vuelo libre de Moa estarán en el maratón de montaña Marahumbolt que se efectuará el día del medioambiente

CONVOCATORIA MARAHUMBOLDT 2016

Los pilotos de parapente de Moa se suman a las celebraciones por el día del medioambiente, específicamente a la carrera de montaña denominada Marahumbolt, evento creado por el desaparecido Eduardo Martín.

El piloto de parapente Yoel Cuba Aguilera, veterano maratonista, dejará reposar su equipo de vuelo, con el que viene visitando estas montañas en los últimos 2 años,  para ponerse las zapatillas de atleta y alcanzar los 16 km de cumbres en el trayecto hasta Farallones.

Simultáneamente otros pilotos realizarán vuelos en parapente que podrán ser visualizados en las cercanías de la arrancada y en el asentamiento donde se ubica la meta.

En el momento de la presente redacción, la convocatoria permanece abierta.