Los primeros alumnos de vuelo en parapente de San Germán realizan vuelos de práctica desde elevación de 50m.

La semilla de un nuevo club de vuelo libre en parapente germina en San Germán.

Quienes fueron curiosos acompañantes de vuelos de “tira y cae”  devinieron asiduos seguidores y alumnos de vuelo libre recibiendo instrucción cada 40 días y hoy muestran resultados superiores a los sospechados. Reynaldo (El Bola),  quien inició estas aventuras andando en muletas (aun las lleva pero puede andar sin ellas) ya realiza planeos de  “Tira y Cae”  desde La Matilde.

Cuando hizo su modesto primer vuelo de solo 2m de altura, realizado el 1 de abril del presente año 2017, estaba siendo

el primero de todos los inicialmente embullados en SG en lograr el control necesario que le diera paso al avance que muestra hoy. Hace más de un año él tenía huesos atornillados y andaba en Muletas: subió la loma  arrastrando los glúteos y empujándose con sus brazos yendo de espaldas. Estudió por los libros y se las ingenió para realizar los ejercicios de control en el llano, decisivo para todo piloto.

Ha mostrado mucha energía. Ya está de alta. Tiene una pierna más corta. Los ejercicios  los hace en una magnífica loma-escuela y ha aprendido un aterrizaje excelente en muy corto tiempo. “En el despegue yo lo miro con atención pues lo hace de un modo, con determinada peculiaridad, y lo hace bien” dice su monitor de instrucción. Tiene el compromiso de nunca  apartarse de despegar con vientos cómodos atendiendo a su limitación actual. Y en esto, viene la parte que, necesariamente, tiene que valer; la responsabilidad individual.

Para las prácticas se ha usado el mismo equipamiento que va siendo obsoleto en Moa. Desde un arnés de paracaídasla, la primera ala, ProFeel y casco donados por Team Guisa, hasta la veterana Apache obsequiada por Bayamo.

Como constancia de su elevado compromiso con este dporte, sin alardes, reunieron lo necesario y llevaron hasta el final el proyecto de construcción de un paramotor que espera la realización de las pruebas necesarias.

El tiempo (y las buenas voluntades) decidirán si en el futuro sale de aquí un club robusto: Son buenos síntomas los más de 60 km realizados por Carlitos y el despegue en Ala Delta realizado por Javier en la temprana fecha 1982.

Reynaldo, El Bola

Reynaldo, El Bola

Liberación

Liberación

Prácticas

Prácticas

Guardar

Guardar

Guardar

No vuelo para agregar dias a mi vida, vuelo para agregar vida a mis días.

No vuelo para agregar dias a mi vida, vuelo para agregar vida a mis días.

Logotipo del club de vuelo libre de Moa:

Logotipo del club de vuelo libre en parapente de Moa.

Logotipo del club de vuelo libre en parapente de Moa.

Comentando  su significado:

Tres alas, tres montañas, que forman la palabra Moa con el círculo central, sol algo bajo entre montañas (vuelos mañaneros o casi crepusculares, los más frecuentes que solemos hacer en Moa y en muchos otros sitios de vuelo).

El  suelo rojo característico de aquí   y el verde de algunas de nuestras lomas y de las montañas que visitamos fuera de Moa.

Son tres  sitios de vuelo insignias para nosotros: Boniato, Guisa y Miraflores. En cada uno de estos sitios tuvimos nuestra primera vez en asuntos decisivos en la creación del club y nuestra formación como pilotos. Representa, extensivamente, nuestra relación con muchos otros clubes y pilotos cubanos, la ayuda recibida de  ellos y de los foráneos.

También representan tres momentos: La etapa del paracaidismo que nos unió al medio, aire; la etapa de búsqueda del retorno al medio y la etapa del encuentro y desarrollo como pilotos.

Para nuestra actividad de vuelo en Moa representa las lomas de nuestros vuelos, conquistadas o por conquistar;las montañas rojas representa las de Moa; Miraflores, Pico El toldo y la verde representa a las de la vecina Sagua, sitio en donde hemos desarrollado parte de nuestro aprendizaje (por ejemplo, primeros vuelos realizados allí como pasajeros) y meta para un vuelo desde Moa hasta allí. Ese mismo simbolismo representa el espíritu de nuestro club de llevar el vuelo a otros parajes y volar las rutas de vuelo que proponemos desde las tierras de la minería, roja, hasta otras zonas de vuelos como, por ejemplo, la ruta de más de 100km que proponemos desde aquí hasta el Este-Sureste o desde Minas de Pinares de Mayarí en esa misma dirección.

Las alas  y sus pilotos están  en posición inclinada, representando una acción de giro, algo acrobática o de un vuelo atrevido, (no un ala horizontal de un vuelo tranquilo) porque en Moa el vuelo apacible es muy escaso por las características aerológicas. Hemos tenido que aprender lidiando con las turbulencias del viento y con las dificultades propias de nuestra ubicación geográfica y carencias características en nuestro deporte que afecta a toda la  comunidad de pilotos.

Geometría del Logo:

El logo se inscribe en un rectángulo (no delineado) bastante uniforme que representa solidez, metas definidas.
El sol en tamaño dominante, se destaca como círculo con todo el significado tradicional positivo de esta figura (sin misticismos ni compromiso con ninguna religiosidad o magia): Libertad, Equilibrio, unidad, compromiso, perseverancia. No circunscribe al resto del contenido dejando de ser defensivo sino que pretende expresar el sentido de igualdad y de admitir siempre novedades.

Cada montaña simula triángulos, figura que admite  múltiples asimetrías, facilita la libertad de elegir.

El logo ha evolucionado desde la creación de nuestro club de paracaidistas en 1995.

parapentemoa@gmail.com

parapentemoa@gmail.com

QR Code - parapentemoa.cubava.cu

https://doc-10-50-docs.googleusercontent.com/docs/securesc/n9l2dbflopp81mb2b549jt0s9u7milsg/8qdvo3kuqsmkruk6tk7qfolnq8mmvbsr/1493589600000/17790792841102726283/17790792841102726283/0B5Yj5zY0nSDZdWVHdUc4bnQzUDg?e=download

 

Logo del club de la provincia de Holguín:

Logotipo del club de vuelo libre en parapente de la provincia Holguín " Espíritu Libre"

Logotipo del club de vuelo libre en parapente de la provincia Holguín ” Espíritu Libre”

 

 

 

 

 

 

Tras el sueño de Da Vinci: Volar sobre rojizas tierras (III y final)

Mayo 26, 2016, Escrito por Alexis Rojas Aguilera

En 1995 un grupo de paracaidistas residentes en Moa, entre ellos José Ramón Guerrero, Yoel Cuba, trabajador de la Planta de Agua de la niquelera Ernesto Che Guevara y Juan Ramón Ochoa, de la Mina de la Comandante Pedro Sotto Alba, organizaron un club de paracaidismo.
Uno de los primeros del país en aquella etapa, recuerda José Ramón, en la cual contó con una importante ayuda del Club de Holguín, pero con el paso del tiempo y después de varias jornadas de salto, concordaron en su disolución por incosteable financieramente, aunque lograron preparar a unas 20 personas.
Entre ellos, por fortuna, algunos que contactaron con los Parapentistas que ya, para entonces, volaban en San Antonio del Sur, Guantánamo y tiempo después los visitan para recibir un curso de adiestramiento. A Moa vinun libro y una revista aún conservados.
Pareció ser el fin, pero recibimos alguna literatura internacional -especialmente en el 2000- que sirvió, en tanto estar actualizados técnicamente, como para mantener encendida una pequeña llamita de optimismo.
En el año 2004 surgió el Club de Parapente de Sagua de Tánamo, con cuyos integrantes pronto tuvieron contacto, los moenses les facilitaron los libros y revistas atesoradas para su preparación,   altímetros y otros menudeos. Con un ala prestada por los sagüeros, se produjo el primer despegue en parapente en  la ciudad de Moa con un modesto vuelo de tres a cinco metros de altura.
Para entonces ya existía el Club de la ciudad de Holguín, quienes puestos de acuerdo solidariamente con el Club de Sagua de Tánamo, realizaron el primer vuelo con Parapente en el municipio moense, desde el Cerro de Miraflores. Se hicieron, además, algunas prácticas en tierra.
Sobrevino otra larga etapa de espera, hasta agosto de 2013, cuando junto a David Tamayo, José Ramón asistió a la Copa Policarpo Pileta in Memoriam celebrada en Sagua de Tánamo, donde los moenses lograron realizar sus primeros vuelos como pasajeros en parapentes biplaza, justo el día 17 de agosto.
A partir de ahí, los hilos de comunicación con pilotos y clubes de otras partes del país, se regularizan. El presidente del Club de Santiago recomendó que asistieran, como espectadores, al Campeonato Nacional y Yoel Cuba se sumó con entusiasmo a las tentativas por alcanzar el cielo.
Particular reconocimiento para el Club de Guisa, en Granma, primero que ayudó con velas para el inicio de los ejercicios prácticos en Moa, desarrollados en la llamada lomita de Nilo Galano,  en Cayo Chiquito, fase que culminó el 24 de octubre de 2014, con los exámenes teóricos y vuelos de altura necesarios.
Hacia marzo de 2015, Yoel y José Ramón realizaron frecuentes vuelos de menor complejidad, principalmente en Centeno y Yaguaneque, etapa culminada con un despegue desde el cerro Miraflores Norte.
Días aquellos en que se integró Jarrison Urgellés, un baracoeso de calibre que ya en 2016 es piloto y lo consideramos plenamente el primer alumno, mientras David Tamayo, quien cursa estudios en la Universidad de Oriente, comparte la membresía con Club de Santiago.
En abril iniciaron la creación de un club en San Germán (Urbano Noris), donde hicieron un recorrido aéreo demostrativo y para mayo volaron en Farallones de Moa. En Junio, Jarrison desafía el cerro de Miraflores Norte.
En agosto, Jarrison, Yoel y José Ramón toman altura en un evento amistoso convocado por el municipio de Guisa. Impulsan la formación de los aspirantes a pilotos de San Germán, y reciben algún material de apoyo importante. Sandy Zalazar (campeón cubano) visita Moa en noviembre, junto con otros experimentados pilotos.
En abril de este año 2016, asistieron al Campeonato Nacional. Ya cuentan por fin, con un inventario de variada calidad tales com siete velas: tres aptas para el vuelo, tres de baja, para prácticas y una para practicar niños. Además, cinco sillas, dos paracaídas, dos anemómetros, dos altivarios, un radio y otros medios.
Tienen alumnos en Moa y en San Germán. Sueñan con introducir el deporte del Parapente en la meseta de los Pinares de Mayarí. Dos mujeres se suman, Ariatnis  la hija de José Ramón y Lida Vázquez ambas estudiantes universitarias quienes no pierden la  oportunidad de mirar a Moa desde las alturas.
“Esta historia es un proyecto segmentado a lo largo de más de 25 años por los avatares de la vida. Una carrera de relevo, sin muchos corredores, esperando el batón. Pero ya es un hecho. Moa cuenta con su Club de Parapentes”.
En buena medida, es obra de José Ramón Guerrero Proenza. Y nada lo llena de más alegría que volar sobre las rojizas lateritas, algo que considera un personal homenaje al Gran Florentino, Leonardo Da Vinci, el primero que imaginó un aparato en forma de murciélago para que el hombre imitara al legendario Ícaro.
Y se despidió con una frase de Leonardo, quién nunca experimentó físicamente su sueño: “Una vez hayas probado el vuelo siempre caminarás por la Tierra con la vista mirando al Cielo, porque ya has estado allí y allí siempre desearás volver”. Tras su sueño andamos.

Tomado de:

http://www.radioangulo.cu/especiales/10729-tras-el-sueno-de-da-vinci-volar-sobre-rojizas-tierras-iii-y-final

Ver serie original en:

Tras el sueño de Da Vinci: Deporte de altura verdadera (II)
Tras el sueño de Da Vinci: Hombres que vuelan solos (I)

Tras el sueño de Da Vinci: Deporte de altura verdadera (II)

Mayo 25, 2016, Escrito por Alexis Rojas Aguilera

http://www.radioangulo.cu/especiales/10697-tras-el-sueno-de-da-vinci-deporte-de-altura-verdadera-ii

El parapente nace como deporte, recuerda José Ramón, entre los años 1986-1987 como derivación del paracaidismo. Hay una copiosa literatura sobre el asunto, pero todos concuerdan en general en que un grupo de paracaidistas franceses fueron pioneros de su práctica en los Alpes, Alta Saboya. Ellos le hicieron modificaciones a las campanas de sus paracaídas. A partir de este momento, el nuevo deporte inicia un crecimiento geométrico en sus practicantes, y año tras año se perfeccionan los equipos hasta llegar a la actualidad, con velas de enorme fineza o planeo y un récord mundial impresionante de 535 kilómetros de vuelo continuo, casi como de Holguín a Matanzas sin escala.
Comenta que desde sus inicios, en los lugares en que no había montañas, en áreas llanas, a los parapentes se los elevaba también con tornos debobinadores instalados en vehículos.

Luego que (paracaidistas y montañistas) decidieran bajar de las cimas utilizando paracaídas (recordar que para un escalador, al conquistar una cumbre logró su objetivo y el descenso no tiene encantos), esto pasó a ser rutina, solamente que los paracaidistas aprovechaban las posibilidades de planeo que ofrecían sus artefactos para realizar prácticas y entrenamientos deportivos despegando desde elevaciones con ángulos de inclinación mayores a la tasa de caída.

De este modo, como decimos, mataban dos pájaros de un tiro: cumplían parte del entrenamiento de precisión y reducían gastos al prescindir en, gran medida, del alquiler de aviones.

Precursores de estas acciones fueron paracaidistas franceses, quienes desde las laderas inclinadas de Mieussy realizaron miles de descensos.

“Paralelamente los alpinistas (montañistas) descubrieron en estos paracaídas la posibilidad de descender de forma rápida y placentera desde algunas de las elevaciones que escalaban”.

¿Y el desarrollo de los parapentes?

“Al igual que en los Planeadores y las Alas Deltas, la progresión transitó por varias etapas, mediante continuas modificaciones tecnológicas para a partir de intentar primero mantenerse el mayor tiempo posible volando, buscar alcanzar mayores alturas y después lograr largas distancias, como aumentar la superficie del ala o disminuirla según el uso previsto, aligerar el peso, eliminar todo lo que estorbara al planeo y diseñar un perfil más aerodinámico.

“Entonces a esas alas inicialmente modificadas y que solamente interesaban para el planeo, les dijeron paracaídas para pendientes. Pero había nacido un nuevo tipo de aeronave.

“A partir de 1986 algunas firmas que producían paracaídas, windsurf y vestuario de montaña, comenzaron la producción en serie de parapentes, acogidas a las técnicas de vuelos dinámicos y térmicos utilizadas en las Alas Deltas”.

¿Y…?

“El éxito comercial fue tal, que proliferaron y expandieron nuevas firmas productoras. Surgieron muchas marcas. Algunas de las alas fabricadas eran muy peligrosas, por lo que crecieron los accidentes. Como respuesta surgieron entidades que homologaban los parapentes bajo estrictos criterios técnicos.

“Pronto el diseño de los parapentes evolucionó para aumentar los rendimientos, la eficacia de las alas y, sobre todo, la seguridad y de pronto, el público común descubría que podía acceder a una posibilidad relativamente segura y económica de pilotear una aeronave, de poder volar.

“La FAI lo reconoció como un nuevo tipo de nave aérea. Se organizaron las primeras competencias oficiales. Se establecía definitivamente una nueva modalidad de nave y otro deporte aéreo.

“Insisto en que el piloto y ocasionalmente el pasajero de parapente, siempre deberán estar equipados con los medios de seguridad obligatorios, entre ellos, cascos y paracaídas de emergencia e instrumentos, en los que destacan el variómetro o altivario, los GPS y equipos de radio”.

Hoy en día, reiteró, la práctica del Parapente está regulada y reglamentada, los fabricantes aplican cada vez nuevos descubrimientos que amplían las posibilidades de estas aeronaves a la vez que se eleva su seguridad. Los controles y certificaciones se hacen más rigurosos y con eso se evita la ocurrencia de muchos accidentes.

¿Cuándo se “nacionalizó” en la Isla el Parapentismo?:

“Es una historia no contada. El parapente lo introdujeron en Cuba los antiguos paracaidistas y aladeltistas de la extinta Sociedad de Educación Patriótico Militar (SEPMI), en la década de los 90 del siglo XX con la ayuda de numerosos amigos foráneos.

“Concretamente se dice, sucedió en el año 1992 en el Oriente de Cuba: Guantánamo (San Antonio del Sur) y en Bayamo con la ayuda de pilotos y escuelas de vuelo libre de España, como “De Madrid al Cielo”.

“A partir de ahí, en un esfuerzo de colaboración interna y de establecer contactos con escuelas foráneas de parapentismo, comenzó el desarrollo de la actividad, favorecida por padrinos internacionales que son miembros de honor de la Federación Cubana de Vuelo Libre por la permanente ayuda aportada a los pilotos cubanos”.

De hecho, añadió, casi la totalidad del material de vuelo existente en el país, es fruto de esa solidaridad.

Actualmente, indicó, se celebran eventos competitivos locales y un campeonato nacional anual. En él participan los Clubes de Vuelo Libre, grupos de pilotos civiles reunidos para la realización de actividades relacionadas. Incluye tanto a los practicantes de Ala Delta como de Parapente.

“Hoy en Cuba existen cerca de 200 pilotos agrupados en diferentes clubes de vuelo libre de casi todas las provincias. Ellos son: Ciego de Ávila (CieloCiego),Cienfuegos (Viajeros del Viento), Granma (Club Bayamo, Club Guisa y Club Minas), Guantánamo (CPDA Halcones del Abra), La Habana ( Laminares), Matanzas (Tiñosas Locas), Santiago de Cuba (Vuelos Santiago), Villa Clara (Escaleras al cielo), Isla de la Juventud, Pinar del Río, Camagüey, Las Tunas y Holguín ( Espíritu Libre de Sagua de Tánamo, Luces del Alba de la capital provincial y Moa)”.
“Caminante no hay camino, se hace camino al andar” A. Machado

Vea parte i en

Hombres que vuelan solos (I)

Pilotos de Moa realizan vuelo desde el Cerro de Miraflores Torre

El pasado domingo  29 de mayo  hicimos realidad la vieja aspiración de volar despegando desde el pie de las torres del cerro de Miraflores.
Llegamos a la cima, 450 m SNM, a las 9:00AM en el camión de un servicial amigo, una breve caminata en descenso por un trillo firme hasta la cota 440 y ya desenfundando el equipo por cuanto el viento marcaba la velocidad justa, suficiente para llenar las velas y poder controlar sin esfuerzo.
Corté solo un matojo de los más cercanos en el sitio donde nos tomamos fotos con Sandy, Eldio, Yohandy y Ripoll en noviembre de 2015. Jarrrison me ayudó a desplegar la vela Nova X-Act 98, donación guiseña, a unos 4m en mi frente por sobre los arbustos de hojas redondeadas de 1m de altura en pendiente de unos 35 grados. Tiros suaves de bandas A con una braza de cobro para el primer inflado que la anima, se levanta ligeramente y aleja a la distancia del radio máximo, con todas las cuerdas estiradas por sobre el pasto de arbustos, sin dejarla apagarse totalmente. Desenganchamos algunos remanentes. Sabía que la salida tenía que ser limpia porque al frente me espera un escalón de un metro y pendiente abrupta. Era conveniente si la presión del viento lo permitía, dar un par de pasos hacia arriba una vez la vela estuviera sobre mí. No era preciso esperar porque el viento estaba muy uniforme, observable en la vela sin apenas oscilar abierta en abanico seminflada con sus bocas 1m por sobre los arbustos.
Bandas A, control, giro, un paso adelante y vuelo. Seguí el plan acordado que era el de irnos en planeo directamente hasta el potrero más cercano, a 1.5 km, al Este (12 grados al Norte) sin distracciones hasta pasar las dos venas entre las cuales el viento acelera su velocidad y detrás de ellas rotores. Efectivamente, mi vela voló lento en ese trecho [no usé acelerador] alcanzando ligeros ascensos, imperceptibles, hasta salir al gran espacio por delante de las paredes de los dos primeros cortados, casi verticales, donde encontré ascensos cómodos, sin sacudidas. Un par de pases sobre el tramo del salto de agua y nuevamente vuelo hasta el aterrizaje encontrando algunas ascendencias en el trecho. Aterrizaje cómodo en el terreno de Sebastián, en la cota 80 a 300m de la carretera, con abundante espacio poblado de cornudas curiosas que no lograron mermar mi satisfacción.
El turno de Jarrison con su Fire Bird Apache 92, donación de Bayamo: unos pases adicionales alcanzando más altura que tumbó haciendo un par de giros 360 y aterrizaje en el potrero colindante, de Freddy para evitar explicaciones a las reses. [Vea Facebook]
Enseguida estábamos siendo agasajados por la familia de Sebastián y andando por la carretera ¡Antes de las 10:00 AM! con ideas de seguir hacia las lomas de la Avícola.
En el 2004, pilotos de Holguín y Osmanis de Sagua, habían despegado desde un tramo de la carretera enfrentada al Este, aproximadamente en la cota 300 volando 12 grados al Sur hasta El Jucaral a 200m al Norte del nuestro volando por el frente del “tercer” cortado hasta 1.5km.
El equipo local había venido estudiando el asunto y oído los criterios de Sandy en su visita realizada en Noviembre de 2015 en el que nos alertó de las características aerológicas del lugar y los riesgos para el despegue desde el punto más alto, frente a las torres, y el vuelo en general allí. No lo intentaríamos con el viejo equipo de vuelo anterior. Por eso nos decidimos despegar en uno de estos días del mes de mayo que presentan mañanas con calmas prolongadas o vientos muy suaves que no permiten el vuelo en La Avícola, ya con equipo de mejor volabilidad. El sábado 28 fue un día con las características deseadas y el pronóstico para el domingo fue el mismo. Lo agarramos.

Conclusión a priori: Es posible despegar desde el punto más alto y salir adelante sin lidiar con rotores en condiciones tranquilas de viento dadas en fechas y horarios para los que no sería posible despegar desde La Avícola. Se debe salir al frente y permanecer ladereando por delante de las paredes empinadas de más de 200m de desnivel donde serían tolerables vuelos con vientos mayores a medida que avanza el día. Está por ver el comportamiento de las ascendencias térmicas en un sitio con mucho verdor abajo (bosque en vaguadas) y valle algo distante [1.5 km al frente]. El año pasado, las condiciones climáticas se comportaron semejantes al actual por lo que cualquier evento a realizar en Moa, debería estar fijado para estos días. Parece contradictorio porque las estadísticas indican esta época como las de mayores velocidades promedio y noviembre las más bajas, pero, para el vuelo libre, se comporta a la inversa, porque las mayores ventanas de calma se producen por esta época.

Es el despegue desde la cota y desnivel mayor realizado en Moa [y el vuelo más cómodo] despegando desde el sitio aparentemente más incómodo [pasto de vegetación arbustiva de 1m de altura con cero metros para carrera] resultando en salida limpia [sin restos de vegetación pegados ni enganches y correcciones de última hora], remedo de lo que va a ser el despegue desde el pico El Toldo.

Hombres que vuelan solos (I)

Mayo 24, 2016, Escrito por Alexis Rojas Aguilera

http://www.radioangulo.cu/images/stories/2016/mayo/holguin/aterrizaje_f-club-moa.jpg

Con la llegada de enero de 2002, Cuba ofreció una agradable sorpresa de alcance mundial, ciertamente bastante poco publicitada en su momento: comenzó a operar Parapentes Tándem en el Turismo tirados por lanchas, fruto del ingenio innovador criollo.

De entonces al presente se realizaron miles de vuelos sin accidentes registrados en esas aeronaves innovadas, en las que algún turista acompaña al piloto.

La “solución doméstica” se basó en experiencias internacionales y autóctonas previamente desarrolladas en lagos y lagunas de la Isla, que permitieron corregir defectos y añadir modificaciones para mejorar confiabilidad y confort a la “aventura aérea playera”.

Sobre este singular hecho que habla del progreso del parapentismo cubano y de la creatividad de sus practicantes, más de 200 en el país, y otros temas vinculados con el vuelo a vela, el sueño de Da Vinci, esencia de la leyenda de Ícaro, dialogué con el ingeniero José Ramón Guerrero Proenza, integrante del más joven club cubano de este arriesgado deporte, el de Moa.

Como aún no se habla lo suficiente de esta actividad en los Medios de Comunicación Masiva, se imponía entrar en el campo de las definiciones.

Hombre de pensamiento científico-tecnológico, José Ramón se valió del Diccionario de Parapente cubano, primer glosario a escala universal de la actividad, contentivo de más de mil conceptos, de la autoría de Sandra Urribares Justiz y el piloto Roberto Urribares Alfonso, para señalar que parapente es un término que tiene denominaciones en casi todos los idiomas (Gliders, Gleitschirmfliegen, Parapendio, Parapente, etc.). También que procede del francés Parapente, acrónimo de parachute (paracaídas) y pente (pendiente).
Entonces podemos decir que un Parapente es un Planeador Ultraligero Flexible (PUL), porque posee una forma aerodinámica que le posibilita realizar vuelos mediante el planeo y sin la necesidad de motor, ultraligero porque todo el conjunto que forma el planeador pesa menos que el piloto y flexible, pues está fabricado de materiales que le permiten teóricamente que cualquiera de ellos pueda doblarse en alrededor de un radio de un centímetro en 180 grados sin sufrir daño.

Por cierto, añadió, la prueba de flexibilidad se ejecuta al menos en dos planos perpendiculares y se realiza cuando el componente esté integrado en el ala.

¿Y cómo vuela?, pregunto:

El parapente se utiliza para realizar vuelos que aprovechan las fuentes térmicas u orográficas para sustentarlo, subir, bajar, planear, maniobrar. Se puede despegar con él desde elevaciones o traccionado por una cuerda accionada desde un punto fijo en el suelo, situada en un automóvil o una lancha, por ejemplo.

Es una modalidad de la aviación deportiva y compite en diversas expresiones. Tiene aplicación deportiva, recreativa o comercial y cualquier persona físicamente sana puede practicar el parapentismo.

Como deporte, precisó, el parapente se asemeja a los demás que practica el ser humano, por encaminar a sus practicantes hacia el propósito de cumplir la aspiración de ampliar los límites de sus posibilidades. Para ello requiere, obviamente, de preparación especial y la participación en competencias.

En el parapentismo se compite en varias modalidades como Vuelo a gol, Cross Country, acrobacia y precisión. Cada una de estas especialidades posee además diversas variantes de competición, dijo.
A diferencia de otros deportes para triunfar en el parapentismo, se requiere más de habilidades técnicas y de conocimientos teóricos que de altas capacidades físicas, puntualizó.

No quiere esto decir, subrayó Guerrero, que no sea necesaria una buena forma física, la cual ayuda a soportar mejor las demandas de este deporte, pero no resultan el requisito indispensable.

El rendimiento individual de cada piloto, acotó, depende mucho del empeño personal, sus horas dedicadas al deporte, sus conocimientos, pero también influye mucho el equipamiento técnico utilizado.

Para algunos expertos el parapentismo es el primer deporte aéreo que logra niveles de practicantes que se puede considerar masivo. En el año 2015 fue propuesto como deporte olímpico para ser incluido en la edición de Tokio 2020.

En la Isla funciona el Club de Aviación de Cuba (CAC), una sociedad civil autofinanciada, con administración y patrimonio propio, que fue fundada el tres de diciembre de 1998, a fin de atender y promover la práctica de los Deportes Aéreos en todas sus modalidades.

Está integrada su estructura, por la Asamblea General, la Junta Directiva, las Federaciones Nacionales y los Clubes Provinciales de los Deportes Aéreos y su creación se produjo por la Resolución número 125 de 1998 del Ministerio de Justicia e inscripta en el Registro de Asociaciones con el expediente 152003608, según consta en Certificado expedido el tres de diciembre de ese año, tomo I y Folio 233.

El Club de Aviación de Cuba se encuentra afiliado a la Federación Aeronáutica Internacional (FAI), máximo rector de las actividades Aeronáuticas en el mundo y de la cual es miembro activo, así como de las organizaciones regionales o zonales miembros de esta Federación.

http://www.radioangulo.cu/especiales/10662-hombres-que-vuelan-solos-i

¿Cómo iniciar la práctica del vuelo libre?. Respuesta a Salem.

SEPMI 1988

Paracaidista holguinero en San Germán 1988

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salem
He leído un escrito de un piloto parapentista alemán, Chris Arnú*, amigo y destacado colaborador para el desarrollo de este deporte en Cuba, donde dice que “en Cuba hay una cifra inusual de paracaidistas deportivos”. Nuestro amigo está percibiendo la cosecha de la labor de la extinta SEPMI que promovía y financiaba los deportes extremos hasta inicios de la década de los 90 y es evidente su comparación respecto a otros escenarios que le son conocidos, probablemente con países más poblados o desarrollados que nuestra isla.
También hubo un grupo menor de pilotos de ala delta y de planeadores ultraligeros. En medio de la crisis económica cubana aquellos deportistas no perdimos la motivación. Indagando e intentando regresar al aire nos encontramos con este deporte. En unos sitios con más acierto que en otros, agradeciendo a muchas manos amigas de adentro y de afuera de Cuba, hoy resulta menos difícil hacer realidad el sueño de volar: es menos escaso el material e instrumento de vuelo, se tiene más conocimientos técnicos, son varias las zonas de vuelo autorizadas, tenemos la gracia de celebrar un campeonato nacional, estamos organizados en la Federación Cubana de Vuelo Libre, tenemos un gobierno en línea sostenido en un foro de participación o lista, varios blog como el presente y otras muchas fortalezas que suplen la escases de material de vuelos entre otras limitaciones.
El deporte es un derecho del pueblo y no dudes que tendremos numerosas escuelas, técnica accesible y sitios de vuelo.
Pero hoy ¿por dónde comenzar? Simplemente este es tu comienzo y, si vivieras en Moa, hoy mismo iniciaríamos tu instrucción; el resto dependería de tu vocación como la fuerza del “amor a primera vista”. Pero no hay recetas. Todas tendrían un componente de acertijo similar al círculo de “la gallina y el huevo”. No es como ir a la sección de tránsito para obtener la licencia de conducción con pasos bien definidos. Con esto no te quiero desanimar pero es el comienzo para poner a prueba tu verdadera vocación por este deporte. Mira las palabras que nos ha dedicado Sandy Salazar, el actual campeón cubano:
“… empecé a volar en el año 1997, a los 15 años de edad, en el club de San Antonio del Sur, ahorrando para el pasaje desde Santiago de Cuba. Cuando completaba mis 30 pesos, me iba.
Tuve mí:
-primer parapente en el año 2002, empecé a volarlo con un arnés de paracaídas de combate.
-primer tándem del club en el año 2005.
-primer paracaídas de seguridad para el 2006 o más…
-primer altivario en el año 2014 cuando gané el Nacional.

Así que ánimo y alegría. Sandy.”

Nuestros blogs dejan ver un poco el avatar de los pilotos cubanos y se puede encontrar parte de la historia de cada club abundante en experiencias de venturas y desventuras sostenidas por mucha voluntad y tenacidad caracterizada por el elevado altruismo. Precisamente esta es una faceta enriquecedora del proyecto: no solo encontramos satisfacción en el acto de volar un artefacto sino en la experiencia de realizar un proyecto con alcance social.
En todas las provincias hay clubes de vuelo libre. En varios municipios hay grupos bien consolidados. Primero debes contactar con los pilotos e instructores más cercanos. Paralelamente debes recabar información técnica y de todo tipo en la red [más la que te podemos suministrar por correo o directamente en soporte electrónico o papel] y estudiar por tu cuenta aunque no estés en un curso. También puedes interesarte y hacer visitas de sitios de vuelo como espectador y proponerte realizar un vuelo tándem [biplaza] para que tengas una primera experiencia volando como pasajero. El único gran obstáculo que te vas a encontrar va a emanar de ti mismo concretado en la duda que puedes infundir en tus potenciales instructores quienes no desean perder el tiempo con un “embullado a primera vista”.
Los pilotos aspiramos sumar personas con espíritu de compañerismo quienes cumplen compromisos con el deporte y con el colectivo [no tienen que ser simpáticos]. Saben entender del respeto a reglas. Es preferible que no fume ni que consuma alcohol.
No dudo que tengas vocación verdadera. Te esperamos.

parapentemoa

Algunas páginas relacionadas
http://www.parapente.com.ar/archivos/

Muy valioso el diccionario realizado por el piloto cubano  MSc. Roberto Urribarres Alfonso

http://www.parapente.com.ar/archivos/Diccionario-Parapente-3ra-Edicion-2016.pdf

Otros clubes

http://parapentecuba.cubava.cu

http://parapente.cubava.cu   — Guisa, Granma

http://minasparagliding.cubava.cu — Las Minas, Granma

http://flyinsagua.cubava.cu — Sagua de Tanamo, Holguin

http://vuelolibreguantanamo.cubava.cu — Guantanamo

http://club4vientos.cubava.cu  — Camagüey

http://vuelolibrenews.net/   Blog de Danyer Columbie columbie.sour@gmail.com, Guantánamo.

http://VolarEnCuba.blogspot.com de David Calas de La Habana

http://www.facebook.com/VolarEnCuba

http://vimeo.com/channels/VolarEnCuba

http://cuba.costasur.com/es/parapente.html

www.efdeportes.com/…/parapente-en-cuba-club-escaleras-al-cielo.htm

Escaleras al Cielo en la provincia de Villa Clara, MSc. Roberto Urribarres Alfonso

http://www.flyadventure.net/index.asp?idi=es

http://www.ojovolador.com/foros/viewtopic.php?f=5&t=4691

http://www.generaccion.com/ParapenteMoa#posts

Guardar