¿Cómo iniciar la práctica del vuelo libre?. Respuesta a Salem.

SEPMI 1988

Paracaidista holguinero en San Germán 1988

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salem
He leído un escrito de un piloto parapentista alemán, Chris Arnú*, amigo y destacado colaborador para el desarrollo de este deporte en Cuba, donde dice que “en Cuba hay una cifra inusual de paracaidistas deportivos”. Nuestro amigo está percibiendo la cosecha de la labor de la extinta SEPMI que promovía y financiaba los deportes extremos hasta inicios de la década de los 90 y es evidente su comparación respecto a otros escenarios que le son conocidos, probablemente con países más poblados o desarrollados que nuestra isla.
También hubo un grupo menor de pilotos de ala delta y de planeadores ultraligeros. En medio de la crisis económica cubana aquellos deportistas no perdimos la motivación. Indagando e intentando regresar al aire nos encontramos con este deporte. En unos sitios con más acierto que en otros, agradeciendo a muchas manos amigas de adentro y de afuera de Cuba, hoy resulta menos difícil hacer realidad el sueño de volar: es menos escaso el material e instrumento de vuelo, se tiene más conocimientos técnicos, son varias las zonas de vuelo autorizadas, tenemos la gracia de celebrar un campeonato nacional, estamos organizados en la Federación Cubana de Vuelo Libre, tenemos un gobierno en línea sostenido en un foro de participación o lista, varios blog como el presente y otras muchas fortalezas que suplen la escases de material de vuelos entre otras limitaciones.
El deporte es un derecho del pueblo y no dudes que tendremos numerosas escuelas, técnica accesible y sitios de vuelo.
Pero hoy ¿por dónde comenzar? Simplemente este es tu comienzo y, si vivieras en Moa, hoy mismo iniciaríamos tu instrucción; el resto dependería de tu vocación como la fuerza del “amor a primera vista”. Pero no hay recetas. Todas tendrían un componente de acertijo similar al círculo de “la gallina y el huevo”. No es como ir a la sección de tránsito para obtener la licencia de conducción con pasos bien definidos. Con esto no te quiero desanimar pero es el comienzo para poner a prueba tu verdadera vocación por este deporte. Mira las palabras que nos ha dedicado Sandy Salazar, el actual campeón cubano:
“… empecé a volar en el año 1997, a los 15 años de edad, en el club de San Antonio del Sur, ahorrando para el pasaje desde Santiago de Cuba. Cuando completaba mis 30 pesos, me iba.
Tuve mí:
-primer parapente en el año 2002, empecé a volarlo con un arnés de paracaídas de combate.
-primer tándem del club en el año 2005.
-primer paracaídas de seguridad para el 2006 o más…
-primer altivario en el año 2014 cuando gané el Nacional.

Así que ánimo y alegría. Sandy.”

Nuestros blogs dejan ver un poco el avatar de los pilotos cubanos y se puede encontrar parte de la historia de cada club abundante en experiencias de venturas y desventuras sostenidas por mucha voluntad y tenacidad caracterizada por el elevado altruismo. Precisamente esta es una faceta enriquecedora del proyecto: no solo encontramos satisfacción en el acto de volar un artefacto sino en la experiencia de realizar un proyecto con alcance social.
En todas las provincias hay clubes de vuelo libre. En varios municipios hay grupos bien consolidados. Primero debes contactar con los pilotos e instructores más cercanos. Paralelamente debes recabar información técnica y de todo tipo en la red [más la que te podemos suministrar por correo o directamente en soporte electrónico o papel] y estudiar por tu cuenta aunque no estés en un curso. También puedes interesarte y hacer visitas de sitios de vuelo como espectador y proponerte realizar un vuelo tándem [biplaza] para que tengas una primera experiencia volando como pasajero. El único gran obstáculo que te vas a encontrar va a emanar de ti mismo concretado en la duda que puedes infundir en tus potenciales instructores quienes no desean perder el tiempo con un “embullado a primera vista”.
Los pilotos aspiramos sumar personas con espíritu de compañerismo quienes cumplen compromisos con el deporte y con el colectivo [no tienen que ser simpáticos]. Saben entender del respeto a reglas. Es preferible que no fume ni que consuma alcohol.
No dudo que tengas vocación verdadera. Te esperamos.

parapentemoa

Algunas páginas relacionadas
http://www.parapente.com.ar/archivos/

Muy valioso el diccionario realizado por el piloto cubano  MSc. Roberto Urribarres Alfonso

http://www.parapente.com.ar/archivos/Diccionario-Parapente-3ra-Edicion-2016.pdf

Otros clubes

http://parapentecuba.cubava.cu

http://parapente.cubava.cu   — Guisa, Granma

http://minasparagliding.cubava.cu — Las Minas, Granma

http://flyinsagua.cubava.cu — Sagua de Tanamo, Holguin

http://vuelolibreguantanamo.cubava.cu — Guantanamo

http://club4vientos.cubava.cu  — Camagüey

http://vuelolibrenews.net/   Blog de Danyer Columbie columbie.sour@gmail.com, Guantánamo.

http://VolarEnCuba.blogspot.com de David Calas de La Habana

http://www.facebook.com/VolarEnCuba

http://vimeo.com/channels/VolarEnCuba

http://cuba.costasur.com/es/parapente.html

www.efdeportes.com/…/parapente-en-cuba-club-escaleras-al-cielo.htm

Escaleras al Cielo en la provincia de Villa Clara, MSc. Roberto Urribarres Alfonso

http://www.flyadventure.net/index.asp?idi=es

http://www.ojovolador.com/foros/viewtopic.php?f=5&t=4691

http://www.generaccion.com/ParapenteMoa#posts

Guardar

Piloto moense, de alta hoy, luego de accidente

 Avicola Potrero Aterrizaje Vista

 

 

 

 

Cubita ya está de alta hoy.

Ingresó el jueves 19 de marzo de 2015 luego de concluir un ejercicio rutinario de tira y cae en la lomita de prácticas de Cayo Chiquito con viento adecuado (más bien, bajo) a las 10 AM.

Hubo un error de cálculo del planeo de la vela  unos metros antes de llegar al arbusto: estimó que la sobrevolaría o que la rozaría con la silla. Pero la vela bajó unos pocos centímetros suficientes para  que se produjera el choque en lugar de peinado (resultando en adelantamiento, torcimiento y pérdida de sustentación de la vela). Además falló en la otra apreciación al pensar que las ramas eran suaves, como las que abundan por allí, pero realmente siendo un tronco delgado, es de las más duras, probablemente Jaragua.  

La equivocación en el planeo es porque estaba probando volar con el lastre para ajustarlo. Eso le cambió la pendiente y la velocidad acostumbradas. El lastre era tierra suelta en una mochila a la espalda, unos 5 kg. Para mayor coincidencia el sitio de la caída es una explanadita rocosa lavada por las lluvias y el peso del lastre arreció el golpe que fracturó la pelvis más una luxación en el brazo izquierdo.

 De haberse ido a uno cualquiera de los lados, en apenas medio metro, habría aterrizado felizmente como tantas veces anteriores allí mismo.

Damos gracias a todos los colegas que han tenido preocupación. Nos ha alegrado que la noticia voló, alcanzando, en un brevísimo tiempo, a pilotos de todo el país.  Hemos recibido llamadas de varios sitios especialmente de Guisa, Holguín y Sagua. Vinieron personalmente pilotos de Holguín y Sagua en representación de todos. Agradecemos a los transeúntes desconocidos que acudieron rápidamente al auxilio y a las personas que trasladaron al accidentado al Hospital [auto con monjas y otras personas de la iglesia católica]

Desfiló frente a la cama de nuestro piloto una sucesión de ejércitos: Su numerosa familia; guajiros de buen humor, maratonistas, pilotos, compañeros de trabajo, vecinos, hermanos de la fe cristiana.

Funcionarios del partido en Moa se interesaron por su salud igual que numerosa gente desconocida (aún nosotros haber divulgado poco nuestra actividad aquí)

Si les ha saltado la pregunta, me adelanto: El sábado  el  principal motivo de conversación con su acompañante fué una lectura comentada de unas cuantas páginas de un libro de parapente. En otro momento él dice “solo dejo de volar si Dismérida [su esposa] opone alguna objeción” ella dice algo que se pareció más a: “Totí, ni quemándole el pico…”

Y para  reafirmación arribó Pedro, un conocido,  con varias lesiones. Precisamente tiempo atrás  comentábamos que en la obra la gente trabaja sobre andamios que son hamacas, que ese peligro cotidiano era peor que volar en parapente y  mucha gente no está consciente de ello. Pues, Pedro, trabajaba en uno de dichos andamios: Tuvo suerte de haber realizado los movimientos adecuados para no terminar aplastado por añadidura, lo mismo que sus ayudantes. No hace un mes, murió Yumilo, alcanzado por el chorro de arena presurizada (sand blasting) que le desgarró entre las piernas cortando la aorta.  hay niños huérfanos de padre y madre  fallecidos por causas endémicas de aquí. En Moa  estamos conscientes de estar coqueteando con la muerte,  somos kamikazes enamorados de la vida. Cada día en Moa estamos muriendo y  cada vuelo nuestro es un trozo de vida arrebatado a la parca. 

Por eso no tenemos duda: Seguimos adelante. En Moa ya está preparándose uno de los futuros campeones de vuelo en parapente de Cuba y para ello un poco de ayuda, tolerancia  y complicidad no nos vendrá mal.

Al final de los disgustos, tenemos un poco de alegría. Hacemos fiestas por la parte buena de esta historia.